CARLOS ZAMBRANO SE PREPARA PARA REGRESAR CON MAGALLANES

 Carlos Zambrano volvió a convertirse en el centro de atención del Magallanes, tras subir al montículo y tirar una sesión de bullpen en el tercer día de la pretemporada del club en el Complejo PDVSA Vassa. Fue el primer paso para el regreso oficial del Toro con los Navegantes, luego de cuatro años retirado de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional.

“Me sentí bien, un poco apretado. Tenía 25 días que no lanzaba y, bueno, es normal. Uno se aprieta. El cuerpo siempre es así, dejas de hacer las cosas por un tiempo y se tranca. Me sentí un poco apretado, más que todo del abdomen”, señaló el derecho, tras completar 20 envíos y unos cinco adicionales, que recibió César Hernández, catcher de bullpen de la nave.

“El comando estaba bien. Lo que se está buscando es lanzar los pitcheos en la zona de strike y desde ahí construir el brazo y ponerlo a tono para el inicio de la liga”, agregó.

El exgrandeliga se enfocó en su envío rápido, aunque ensayó una muestra pequeña de su repertorio.

“Recta. Recta y unos cuatro cambios y cuatro splits (recta de dedos separados)”, explicó. “Cuando uno tiene tanto tiempo sin lanzar, tiras nada más rectas para que el brazo tome el ritmo del control de la zona de strike, para eso se hacen los bullpens, para controlar la zona, las esquinas”.

El manager Omar Malavé y el coach Edwin Hurtado se mostraron satisfechos con el primer ejercicio de Zambrano sobre la lomita, en tanto que celebraron el estado físico del pitcher de 37 años de edad.

“Muy bien. Muy contento con lo que pude ver. Guao, Zambrano se reportó en tremendas condiciones. Me sorprendió que mantuvo la bola bajita, localizando sus pitcheos, confrontó algunos problemas con el cambio, pero se trata apenas de su primer bullpen, algo que, prácticamente, no afecta en nada. Muy contento con su desempeño”, puntualizó Malavé, que al lado de Hurtado se situó justo detrás del montículo para tener una visión privilegiada de lo que hacía el Toro.

“Estamos observando a un Carlos Zambrano en muy buena forma y, pese al tiempo sin lanzar, hoy dejó una buena impresión. Vamos a poder contar con él. Haremos todo el trabajo necesario para que esté listo cuando comience la temporada. Fue algo muy positivo”, añadió Hurtado.

Zambrano se sometió a un riguroso plan de acondicionamiento que le llevó a perder 13 kilogramos de peso y ahora su estampa se asemeja a la que lució años atrás, cuando era figura de los Cachorros de Chicago, hace más de una década.

“Me siento bien, más atlético. Ayer cuando estaba haciendo las jugadas de correr a primera, de lanzar a las bases, pues me sentí con más soltura”, apuntó.

Una vez que decidió volver al campo de juego, Zambrano viajó a Caracas a finales de enero para prepararse al lado de su amigo Greivis Vásquez, ex jugador de la NBA.

“Me instalé allá con Greivis y con el señor Wilmer Pineda (preparador físico de amplia trayectoria con atletas de alto rendimiento). Les agradezco mucho a los dos. Entrenamos un grupo en varios sitios, con rutinas parecidas al CrossFit (un sistema de ejercicios variados, con movimientos funcionales, ejecutados a alta intensidad). Nunca había hecho eso y me gustó. El resto tuvo que ver con cuidar lo que comía, a través de una dieta”.

Carlos Zambrano ensayó la recta durante su primera sesión de bullpen

AL RITMO QUE NECESITE MAGALLANES

Zambrano destacó que está en el camino indicado para ponerse a las órdenes de Malavé, a partir del Día Inaugural de la temporada 2018-2019, pero sin prisas.

“Voy al ritmo de la música que el equipo ponga”, aseguró.

Lo importante es “mantenerse en la zona” y seguir practicando “para dominar las esquinas”.

“Ahora estamos trabajando con grupos de lanzadores y más adelante enfatizaremos en detalles con cada uno de ellos, con vistas a la campaña, una vez se defina el rol, cuál y cuando será su participación”, advirtió Hurtado, coach de bullpen y encargado de los pitchers hasta el arribo del instructor de lanzadores Stu Cliburn. “El grupo del martes volverá a lanzar el viernes y el grupo de hoy el sábado. También vamos a ir programando de acuerdo con las incorporaciones que recibamos durante la semana”.

Zambrano espera ir ganado estamina o fortaleza física para poder ir largo en los juegos, desde un principio.

“Pienso que con un par de bullpens más y de ahí en adelante, creo, que voy a lanzar uno de los juegos de exhibición que tiene Magallanes. Entonces, estaría listo. De eso se trata la pretemporada para prepararse y para tener la mejor condición física posible y del brazo”.

“En México (con los Leones de Yucatán) me sorprendí porque el primer inicio estaba pautado para 50 envíos y lance 4.1 innings. En la segunda salida eran 60 pitcheos, lancé cinco entradas y salí para el sexto. La última apertura fue de seis innings y salí para el séptimo”, abundó Zambrano. “Me sorprendí porque después de tanto años sin lanzar, darle a tu equipo lo que te pide y un poco más, es hacer el trabajo. Vengo aquí a hacer el trabajo, ayudar al Magallanes, hacer el trabajo que Dios me dijo que hiciera, pero antes debo prepararse para eso”.

De las siete aperturas que realizó en la Liga Mexicana de Beisbol sólo en dos no completó al menos cinco capítulos, aunque exhibió efectividad de 5.18.

A medida que fue ganando entradas con Yucatán, la velocidad de la recta subió de 85 millas por hora a un rango de 91-92 mph. Pero en este instante de su preparación con la nave, la rapidez de su recta no es lo prioritario.

 “Estamos hablado de tres bullpens antes de enfrentar a bateadores en una práctica en vivo. Dependiendo de esos resultados, estableceremos cuáles serán los abridores de los encuentros de pretemporada para tenerlos listos”, expuso Hurtado.

Magallanes se enfrentará en juegos de pretemporada a los Cardenales de Lara, en el Estadio Bachiller Julio Hernández Molina del eje urbano Acarigua-Araure, los días 6 y 7 de octubre. Posteriormente, se medirá a los Tigres 8 y 9 de octubre.  

De acuerdo con la planificación, Zambrano podría estar iniciando uno de los desafíos contra Lara.

Fuente LVBP

Leave a Comment